Herencia Cristiana

 

Algunos tergiversan la palabra donec (“hasta”) e intentan convertirla en “porque” (quía). Entonces leen: “No será quitado el cetro de Judá donec; o sea, porque (quía) el Mesías vendrá.” Aquel que ha perpetuado esto es un experto, merece ser coronado con cardos. Invierte el orden correcto de las cosas de esta manera: El Mesías vendrá, por lo tanto el cetro no será quitado de Judá. Jacob, no obstante, primero convierte a Judá en príncipe y león a quien el cetro es encomendado, lo que es previo a la llegada del Mesías; él luego, al debido tiempo, se lo entregará al Mesías. De esta manera Judá no conserva el principado ni el papel de león ni el cetro, que a él le será encomendado. Además, la necia arbitrariedad  convierte el término “hasta” en un término nuevo, “porque.” Esto, por supuesto, no está permitido por el lenguaje.

   Y finalmente existe un rabino que tergiversa la palabra “llegar, venir” y afirma que significa “asentarse” tal como el hebreo hace uso de la palabra “llegar” para referirse a la caída de sol. Nuestro compañero se abandona a tales tonterías que no sé si está tratando de caminar sobre su cabeza o sobre sus oídos. Pues no logro comprender el sentido de sus palabras cuando dice que el cetro no será quitado de Judá hasta que Silo (la ciudad) se asiente (caiga). Entonces David, el Mesías, llegará ¿Dónde, para repetir lo dicho más arriba, se hallaba el cetro de Judá antes de Siloh o Saúl? Pero los que se encolerizan contra su propia conciencia y patentan fines verdaderamente corrompidos hablan de tales idioteces. En suma, Lyra está en lo correcto cuando dice que aún inventando estos y muchos otros esplendores similares, el texto caldeo los derriba a todos y los condena por mentir, blasfemar, y pervertir deliberadamente la palabra de Dios. Sin embargo, quería exponerlo ante nosotros Alemanes de manera que podamos ver cuán ladinos los ciegos judíos son y cuán poderosamente la verdad de Dios se encuentra entre nosotros y contra ellos.

  Y ahora que algunos han notado que tales evasivas y tontos resplandores  carecen de valor, admiten que el Mesías llegó en el tiempo de la destrucción de la ciudad de Jerusalén; pero, dicen ellos, está en secreto en el mundo, residiendo en Roma entre los mendigos cumpliendo penas por los Judíos hasta que llegue la hora de su aparición pública. Estas no son palabras de judíos o de hombre alguno sino del diablo arrogante, mordaz, que cruel y venenosamente se burla de nosotros Cristianos y de nuestro Cristo a través de los judíos, como diciendo: “Los cristianos hallan mucha gloria en su Cristo, pero tienen que someterse al yugo de los romanos; deben sufrir y mendigar en el mundo, no sólo en los días de los emperadores, sino también en los días del papa. Después de todo, son impotentes en mi reino, el mundo, y con seguridad seguiré siendo su señor.” Sí, vil demonio, búrlate y ríete de nosotros por ahora; ya temblarás lo suficiente por esto.

  Así las palabras de Jacob se cumplieron tanto como las palabras de Cristo en nuestros días: “Este es mi cuerpo que es para ustedes.” Los entusiastas distorsionaron cada palabra por separado y a todas en su conjunto, poniendo las últimas cosas primero, en vez de aceptar el verdadero sentido del texto, como hemos observado. Se pone de manifiesto en esta instancia también que cristianos como Lyra, Raymund, Burgensis, y otros ciertamente hicieron todo lo que estaba a su alcance en el esfuerzo por convertir a los judíos. Los acosaron de una palabra a la otra, así como se persigue a los zorros. Pero después de haber sido perseguidos por mucho tiempo, persistieron en su obstinación y ahora se permiten errar conscientemente, y no se apartarán de sus rabinos. Así es que tendremos que dejarlos hacer su camino e ignorar su blasfemia y su mentira maliciosa.

Yo mismo experimenté esto una vez. Tres judíos estudiosos se me acercaron, esperando descubrir en mí un nuevo judío porque estábamos empezando a leer hebreo aquí en Wittenberg, y resaltando que las cosas pronto mejorarían ahora que nosotros cristianos estabamos comenzando a leer sus libros. Cuando debatí con ellos, me dieron sus brillos, como lo hacen generalmente. Pero cuando los obligué a volver al texto, pronto huyeron de éste, arguyendo que debían creer a sus rabinos como nosotros le creemos al papa y los doctores. Sentí lástima por ellos y les ofrecí una carta de recomendación a las autoridades, pidiéndoles que por el amor de Dios los dejaran hacer su camino libremente. Pero más tarde descubrí que llamaban a Cristo tola, es decir, delincuente ahorcado. Por lo tanto no deseo tener nada más que ver con ningún judío. Como dice San Pablo, están encomendados a la ira; más uno intenta ayudarlos, más viles y obstinados se convierten. Dejad que se las arreglen solos.   

  Nosotros Cristianos, no obstante, podemos reforzar enormemente nuestra fe con esta afirmación de Jacob, asegurándonos que Cristo está con nosotros y que ha estado con nosotros por mil quinientos años—pero no, como se mofa el diablo, como un pordiosero en Roma; sino como un Mesías reinante. Si así no lo fuera, entonces la palabra de Dios y su promesa serían una mentira. Si los judíos dejaran que las Sagradas Escrituras sean la palabra de Dios, tendrían que admitir también que ha habido un Mesías desde el tiempo de Herodes (sin importar dónde), en vez de esperar a otro. Pero antes de hacerlo, preferirán destrozar y pervertir la Escritura hasta que deje de serlo. Y esta es de hecho su situación: No tienen ni Mesías ni Escritura, tal como profetizó de ellos Isaías 28.

  Pero esto será suficiente acerca del dicho de Jacob. Tomemos otros dicho que los judíos no tergiversaron ni distorsionaron ni pueden hacerlo de esta manera. En las últimas palabras de David, lo encontramos diciendo (II Samuel 23:2): “El Espíritu de Jehová por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua. El Dios de Israel ha dicho, Me habló la Roca de Israel... ” Y más adelante (II Samuel 23:5): “Aunque no es así mi casa para con Dios.” O, de la traducción literal del texto hebreo: “Mi casa no es por supuesto así,” etc. Es decir: “Mi casa, después de todo, no vale nada; es demasiado glorioso, es demasiado lo que Dios hace por un pobre hombre como yo.” “Pues ha hecho con migo un pacto para siempre, ordenado en todos los respectos y seguro.” Notad cómo David se regocija con tantas y aparentemente superfluas que el Espíritu de Dios ha hablado a través suyo y que la palabra de Dios está en su lengua. Entonces dice: “El Dios de Israel ha dicho, Me habló la Roca de Israel,” etc. Es como si dijera: “Mi querida gente, prestad atención. Quienquiera pueda escuchar, dejadlo escuchar. Aquí está Dios, que está hablando y diciendo ‘Escuchad,’ etc.” ¿Qué es entonces lo que nos exhortas a escuchar? ¿Qué está diciendo Dios a través tuyo? ¿Qué hemos de escuchar?

Esto es lo que tú has de escuchar: que Dios hizo un pacto perpetuo, firme, y seguro con migo y mi casa, un pacto del cual mi casa no es digna. De hecho, mi casa no es nada comparada a Dios; y aún así Él hizo esto. ¿Qué es este pacto perpetuo? ¡Oh, prestad atención y oíd! Mi casa y Dios se han unido en juramento para siempre. Es un pacto, una promesa que debe existir y perdurar por siempre, es decir, eternamente. Pues es el pacto de Dios y su señal, la cual nadie puede ni habrá de romper o entorpecer. Mi casa seguirá en pie eternamente; es “ordenado en todas las cosas, y será guardado.” La palabra aruk (ordenado) implica que no decepcionará o fallará en lo más mínimo. ¿Habéis oído esto? ¿Y creéis que Dios es sincero? Sí, sin dudas. Mi querida gente, ¿también creéis que Él puede y habrá de cumplir su promesa?

  Perfecto, si Dios es sincero y todopoderoso y dijo estas palabras a través de David lo cual ningún judío se atreve a negar de modo que la casa y el gobierno de David (que son la misma cosa) tienen que haber perdurado desde que dijo estas palabras, y deben aún perdurar y perdurarán por siempre, es decir, eternamente. De lo contrario, Dios sería un mentiroso. En suma, o debemos aceptar la casa de David o su heredero, que reina desde el tiempo de David al presente y por la eternidad, o David murió siendo un mentiroso descarado hasta el último día, enunciando estas palabras que (según parece) no son más que cháchara inútil: “Dios habla, Dios dice, Dios promete.” Es fútil aliarse con los judíos para acusarlo a Dios de mentiroso. Tenemos, yo digo, un heredero de David desde su tiempo en adelante, como prueba de que su casa nunca estuvo vacía sin importar dónde esté este heredero. Ya que esta casa debe haber tenido continuidad y tenerla por siempre. Aquí encontramos la promesa de Dios de que éste es un pacto perpetuo, firme, y seguro, sin ninguna falla, sino que todo es aruk, magníficamente ordenado, como Dios ordena todos sus trabajos. Salmos 111:3: “Esplendor y majestad es su obra.”

  Ahora dajad a los judíos crear tal heredero de David. Pues deben hacerlo, desde de que leemos aquí que la casa de David es perpetua, una casa que nadie ha de destruir u obstaculizar, en cambio según leemos aquí [II Sam. 23:4], será como el resplandor del sol en una mañana sin nubes. Si no son capaces de presentar al heredero o la casa de David, entonces este verso los condena completamente, y muestran que con seguridad no lo tienen a Dios, ni a David, ni a un Mesías, que están perdidos y eternamente condenados. Por supuesto, no pueden negar que el reino o la casa de David perduró ininterrumpida hasta el cautiverio de Babilonia, incluso a lo largo del cautiverio de Babilonia, y al finalizar éste hasta los días de Herodes. Perduró, yo digo, no por su propio poder y mérito sino en virtud de su pacto perpetuo hecho con la casa de David. Pues la mayoría de sus reyes y soberanos fueron inicuos, practicando idolatrías, asesinando profetas, y viviendo vergonzosamente. Por ejemplo, Roboam, Joram, Joás, Ahaz, Manasés, etc., superaron a todos los gentiles o los reyes de Israel en ignominia. Por ellos, la casa y tribu de David plenamente mereció su exterminio. Fue lo que finalmente le ocurrió al reino de Israel. Sin embargo, el pacto hecho con David siguió vigente. Los libros de los reyes y profetas jovialmente declaran que Dios conservó una lámpara o una luz para la casa de David que no habría de permitir que se extinguiese. Así es que leemos en II Reyes 6:19 y en II Crónicas 21:7: “Más Jehová no quiso destruir la casa de David, a causa de pacto que había hecho con David, y porque le había dicho que le daría lámpara a él y a sus hijos perpetuamente.” La misma idea se expresa en II Samuel 7:12.

  A modo de contraste, observad el reino de Israel, donde la ley no permaneció en la misma tribu o familia por más de dos generaciones, con la excepción de Jehú [65] quien en razón de una promesa especial la trasladó hasta la cuarta generación de su casa. De lo contrario siempre pasaba de una tribu a  otra, y a veces apenas sobrevivía una generación; además no pasó mucho tiempo para que el reino se extinguiera por completo. Pero gracias a los maravillosos actos de Dios, el reino de Judá permaneció dentro de la tribu de Judá y la casa de David. Resistió la fuerte oposición de los gentiles en las cercanías, de Israel mismo, las rebeliones dentro de Israel, y las graves idolatrías y pecados, de manera que no hubiera sido sorprendente que hubiera caído en la tercera generación bajo el mandato de Roboam, o por lo menos bajo Joram, Ahaz, y Manasés. Pero tenía un Protector fuerte que no lo dejó morir ni dejó que su luz se extinguiera. La promesa fue que permanecería firme, eternamente firme y seguro. Y así ha permanecido y debe permanecer al presente y por siempre; pues Dios no miente ni puede mentir.

  Los judíos dicen la burrada de que el reino pereció con el cautiverio de Babilonia. Como ya lo dijimos antes, son habladurías huecas; ya que el cautiverio no constituyó otra cosa que un breve castigo, definitivamente limitado a un período de setenta años. Dios lo había prometido. Además, los preservó durante estos años por medio de espléndidos profetas. Asimismo, el Rey Joacim fue exaltado por sobre todos los reyes de Babilonia, y Daniel y sus compañeros gobernaron no sólo a Judá e Israel sino también a todo el Imperio Babilonio. [66] Aún si su sede de gobierno no estuvo en Jerusalén por un breve período, no obstante gobernaron en otra parte con mucha más gloria que en Jerusalén. Por lo tanto podríamos decir que la casa de David no se extinguió en Babilonia sino que brilló más resplandecientemente que en Jerusalén. Sólo tuvieron que desocupar su tierra natal por un tiempo como una forma de castigo. Pues cuando un rey ocupa la tierra de un país extranjero no puede considerado como un ex rey porque no está en su tierra natal, especialmente si  es asistido por una gran victoria y buena fortuna contra varias naciones. Sino que debiera decirse que es más ilustre en el extranjero que en casa.

  Si Dios mantuvo su promesa desde el tiempo de David hasta Herodes, preservando su casa de la extinción, debió de haberla mantenido desde aquel tiempo hasta el presente, y la mantendrá eternamente, de manera que la casa de David no ha muerto y no morirá nunca jamás. Pues no nos atrevemos a reprender a Dios por ser medio sincero y medio mentiroso, diciendo que cumplió su pacto y preservó la casa de David fielmente desde el tiempo de David hasta Herodes; pero que después del tiempo de Herodes, empezó a mentir y se convirtió en un mentiroso, ignorando y alterando su pacto. No, ya que, como la casa de David permaneció y brilló hasta el tiempo de Herodes, así debía permanecer en el tiempo de Herodes y después de Herodes, brillando hasta la eternidad.  

Ahora notamos qué bien este dicho de David armoniza con lo que dijo el patriarca Jacob: “No será quitado el cetro de Judá, Ni el mehoqeq de entre sus pies, Hasta que venga Siloh; Y a él se congregarán los pueblos” [Gén. 49:10]. ¿Cómo puede expresarse con mayor claridad o de otra manera que la casa de David brillará hasta que llegue el Mesías? Entonces, a través suyo, la casa de David brillará no sólo sobre Judá e Israel sino también sobre los gentiles, o sobre países distintos y más numerosos. Esto en efecto no significa que vaya a extinguirse, por el contrario, significa que brillará más lejos y más ilustremente de lo que brilló antes de Su advenimiento. Y entonces, como dice David, éste es un reino y un pacto eternos. Por lo tanto convincentemente se deduce que el Mesías llegó cuando el cetro había sido quitado de Judá—a menos que queramos injuriar a Dios diciendo que no cumplió su pacto y juramento. Aún si los judíos tercos, obstinados se niegan a aceptar esto, por lo menos nuestra fe ha sido confirmada y reforzada. No nos importan en lo absoluto sus fulgores delirantes, que han tejido en sus cabezas. Nosotros tenemos el texto en claro.

  Estas últimas palabras de David convertirlos una vez más están basadas en la palabra del propio Dios, donde él dice, como él aquí fanfarronea acerca de su final: “¿Tú me has de edificar casa en que yo more?” (II Sam. 7:5). Podéis leer lo que allí sigue—cómo Dios continúa por relatar que hasta ahora él no ha vivido en casa alguna, pero que lo había elegido a él [o sea, a David] para ser el príncipe de su pueblo, a quien ha de asignar un lugar fijo y le dará descanso, concluyendo, “Yo te edificaré una casa” [cf. II Sam. 7:11]. Es decir, ni tú ni nadie más me edificará una casa en la cual morar; soy demasiado, demasiado grande para eso, como leemos también en Isaías 66. No, yo te edificaré una casa. Pues así lo dice el Señor, como afirma Natán: “Jehová te hace saber que él te edificará una casa” [II Sam 7:11]. Cualquiera está familiarizado con una casa construida por un hombre—una estructura muy perecedera hecha de piedras y madera. Pero una casa construida por Dios implica la consolidación de un padre de familia que ha de tener herederos y descendientes de su sangre y linaje por siempre. Así Moisés dice en Éxodo 1:21 que Dios construyó casas para las parteras porque no obedecieron la orden del rey, sino que dejaron vivir a los infantes y no los mataron. Por otro lado, derriba y extingue las casas de los reyes de Israel en la segunda generación.

Así David tiene aquí una casa segura, construida por Dios, que ha de tener herederos por siempre. No es una casa ordinaria; no, Él dice, “Yo te tomé (…) para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel” [II Sam. 7:8]. Por lo tanto habrá de ser llamado principado, una casa real—o sea, la casa del Príncipe David o del Rey David, en la cual tus hijos reinaran por siempre y serán príncipes así como tú lo eres. Los libros e historias de los reyes prueban la veracidad de esto, trazándola hasta el tiempo de Herodes. Hasta ese momento el cetro y saphra están en la tribu de Judá.

  Ahora sigue el segundo tema, concerniente a Silo. ¿Por cuánto tiempo mi casa permanecerá en pie de esta manera y por cuánto tiempo mis descendientes gobernaran? Responde así [II Sam. 7:12-16]: “Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas (utero—es decir, de tu carne y sangre), y afirmaré tu reino. Él edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él por padre, y él me será a mí por hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres (como la que se usa para castigar a los niños), y con azotes de hijos de hombres; pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.” Esta manifestación se encuentra casi textualmente en I Crónicas 18 [17:11-14], a donde podéis leerlo.

  Quienquiera que se adjudique a estos versos a Salomón será de hecho un intérprete arbitrario. Ya que aunque Salomón no había nacido aún, en efecto el adulterio con su madre Bathsheba no había sido consumado aún, no obstante no es la semilla de David nacido después de la muerte de David, de quien el texto dice, “Cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje.” Pues Salomón nació en vida de David. Sería tonto, sí, ridículo, decir que el término “levantado” aquí significa que Salomón debe ser levantado después de muerto David para convertirse en rey o para construir la casa; pues otros tres capítulos (I Reyes 1, I Crónicas 24 [28], I Crónicas 29) atestiguan que Salomón fue nombrado rey en vida de su padre, pero que también recibió la orden de su padre David, como también el plano completo del templo, de todas las habitaciones, su equipamiento detallado, y la organización del reino entero. Es obvio que Salomón no construyó el templo u ordenó el reino o principado de acuerdo a sus propios planes sino de acuerdo a los de David, que prescribió todo, de hecho, lo organizó todo en vida.

  Existe también una gran discrepancia por una diferencia en las palabras de II Samuel 7 y I Crónicas 24 [28] y 29. El primero establece que Dios construirá para David una casa eterna; el último, que Salomón habrá de construir una casa en nombre de Dios. El primer pasaje establece sin condición o requisito alguno que habrá de quedar en pie por siempre y que ningún pecado habrá de impedirlo. El otro pasaje establece como condición para su validez la fidelidad de Salomón y sus descendientes. Como no permaneció fiel, no sólo perdió las diez tribus de Israel sino que también fue exterminado por la séptima generación. El primero es un promitio gratiae [“una promesa de gracia”], el último es un promitio legis [“una promesa de ley”]. En el primer pasaje David le agradece a Dios porque su casa permanecerá en pie por siempre, en el último no le agradece a Dios que el templo de Salomón permanezca en pie por siempre. En otras palabras, los dos pasajes se refieren a momentos diferentes y a cosas y templos diferentes. Y aunque Dios llame a Salomón su hijo en el último también y diga que será su padre, esta promesa depende  de que  Salomón permanezca pío. Dicha condición no aparece en el primer pasaje. No es de extrañarse que Dios llame a sus santos, así como a los ángeles, hijos suyos. Pero el hijo mencionado en II Samuel 7:14 es un hijo diferente y especial que retendrá el reino incondicionalmente y ningún pecado lo  evitará.

  También los profetas y los salmos citan  el libro II de Samuel versículo 7, que habla de la semilla de David luego de su muerte, mientras que no toman en cuenta I Crónicas 24 [28] y 29, que habla de Salomón. En Salmos [89:1-4] leemos: “Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; De generación en generación haré notoria con mi boca tu fidelidad, Diciendo: Para siempre será edificada misericordia; En los cielos mismos establecerás tu verdad. Hice un pacto con mi escogido; Juré a David mi ciervo, diciendo: Para siempre confirmaré tu descendencia, Y edificaré tu trono por todas las generaciones.” Estas también son palabras claras. Dios promete a David concederle gracia por siempre, y construir y preservar su casa, semilla y trono eternamente.

Más adelante, en el verso 19, encontramos una referencia explícita al verdadero David. Este verso contiene las más hermosas profecías acerca del Mesías, que no pueden aplicarse a Salomón. Pues no era el soberano de todos los reyes en la tierra, ni su ley se propagó por tierra y por mar. Estos hechos no pueden ser ignorados. Además, el reino no permaneció en la casa de Salomón. No tenía una promesa definitiva, era sólo una promesa condicional a su fidelidad. La casa de David era la que tenía la promesa, y tuvo más hijos que Salomón. Y como lo informan los libros de historia, el cetro de Judá pasó a veces de hermano a hermano, a veces de primo a primo, pero siempre permaneció en la casa de David. Por ejemplo, Ocozías no tuvo hijos, y Ahaz tampoco, por lo tanto de acuerdo a la costumbre de la Sagrada Escritura los sobrinos tuvieron que ser herederos e hijos.

Quien se atreva a contradecir tan claras y convincentes afirmaciones de la Escritura concernientes a la eterna casa de David, que están comprobadas por las historias, mostrando que hubo siempre reyes o príncipes hasta la llegada del Mesías, no puede ser otro que el diablo mismo o quienquiera sea su seguidor. Pues fácilmente puedo creer que el diablo, o quienquiera que sea, no estaría dispuesto a reconocer al Mesías, pero en cambio se vería en la obligación de reconocer la casa y trono eternos de David. Pues no podría negar las claras palabras del juramento de Dios prometiendo que su palabra no ha de cambiar y que no ha de mentir a David, ni siquiera en razón de ningún pecado, como lo establece conmovedora y claramente el salmo arriba mencionado [Ps. 89].

  Ahora una casa de David de perennidad tal no se encuentra en lugar alguno a menos que ubiquemos al cetro con anterioridad al Mesías y al Mesías con posterioridad al cetro, y entonces conectarlos; a saber, afirmando que el Mesías llegó cuando el cetro fue quitado y que la casa de David fue así preservada por siempre. De esta manera Dios se revela sincero y fiel a su palabra, pacto, y juramento. Puesto que es obvio que el cetro de Judá colapsó completamente en el tiempo de Herodes, pero mucho más cuando los romanos destruyeron Jerusalén y el cetro de Judá. Ahora si la casa de David es eterna y Dios sincero, entonces el verdadero Rey de Judá, el Mesías, debe de haber llegado en este momento. Ningún ladrido, ninguna interpretación, o encubrimiento cambiará esto. El texto está demasiado autorizado y queda demasiado claro. Si los judíos se rehusan a admitirlo, a nosotros no nos interesa.

  Para nosotros es suficiente que, en primer lugar, nuestra fe cristiana encuentre aquí prueba más substancial, y que tales versos me proporcionan gran regocijo y seguridad de que poseemos tal fuerte testimonio en el Viejo Testamento. En segundo lugar, estamos seguros de que aún el diablo y los judíos mismos no pueden refutar esto en sus corazones y que en su propia conciencia están convencidos. Se nota con seguridad y certeza por el hecho de que tergiversan el dicho de Jacob acerca del cetro (como lo hacen con toda la Escritura) de tantas maneras traicionando su convencimiento y aún con malicia deliberada lo contradicen y blasfeman sobre él. Los judíos sienten saben perfectamente que estos versos son como roca sólida y su interpretación no es otra cosa que paja o telaraña. Pero con intencional y maliciosa resolución no han de admitirlo; aún así insisten en ser y en ser llamados la gente de Dios, implemente por llevar la sangre de los patriarcas. De otra manera no tienen con qué fanfarronear. En cuanto al efecto linaje sólo puede tener, lo hemos hablado con anterioridad. Es tal como si el diablo hubiera de fanfarronear que su estirpe es angelical, y en razón de esto es el único ángel e hijo de Dios, a pesar de que en realidad es enemigo de Dios.

  Ahora que hemos considerado estos versos, escuchemos lo que dice Jeremías. Su palabra suena muy extraña. Pues sabemos que fue un profeta mucho antes de que el reino de Israel fuera destruido y exiliado, cuando sólo el reino de Judá existía todavía, el cual habría de ser puesto en cautiverio pronto en Babilonia, como lo presagió y incluso experimentó durante su vida. Aún a pesar de esto, se atreve a decir en el capítulo 33:17: “Porque así dice Jehová: No faltará a David varón que se siente sobre el trono de la casa de Israel. Ni a los sacerdotes y levitas faltará varón que delante de mí ofrezca holocausto y encienda ofrenda, y que haga sacrificio todos los días.”

  “Y vino la palabra de Jehová a Jeremías, diciendo: Así dice Jehová: si podéis invalidar mi pacto con el día y  mi pacto con la noche, de tal manera que no hay adía ni noche a su tiempo, entonces podrá invalidarse también mi pacto con mi siervo David, para que le falte un hijo que reine sobre su trono, y mi pacto con los levitas y sacerdotes, mis ministros...”   

  “Vino palabra de Jehová a Jeremías, diciendo: ¿No has echado de ver lo que habla este pueblo, diciendo: Las dos familias que Jehová había escogido, las ha desechado? Y han tenido en poco a mi pueblo, hasta no tenerlo más por nación. Pues bien, dice así Jehová: Si no permanece mi pacto con el día y la noche, si yo no he puesto las leyes del cielo y la tierra, también desecharé la descendencia de Jacob, y de David mi siervo, para no tomar de su descendencia quien sea señor sobre la posterioridad de Abraham, de Isaac y de Jacob; porque yo haré volver sus cautivos, y tendré compasión de ellos.”

  ¿Qué podemos decir ante esto? Quienquiera pueda interpretarlo, dejadlo que lo haga. Aquí leemos que no sólo David, sino también los levitas perdurarán por siempre; y lo mismo para Israel, la semilla de Abraham, Isaac, Jacob. Está recalcado que David tendrá un hijo que se sentará en su trono eternamente, con tanta seguridad como que el día y la noche se sucederán por siempre. Por otra parte, oímos que Israel será llevado al cautiverio, y también Judá detrás suyo, pero que Israel no será conducido de vuelta, mientras que Judá sí. Decidme, ¿cómo encaja todo esto? La palabra de Dios no puede mentir. Así como Dios vigila el curso de los cielos, de manera que día y noche se continúan en una sucesión eterna, así también David (es decir, Abraham, Isaac, y Jacob), deben tener un hijo en su trono ininterrumpidamente. Dios mismo hace esta comparación. Es imposible para los judíos entender esto; pues ven con sus propios ojos que ni Israel, ni Judá han tenido un gobierno durante casi mil quinientos años; de hecho, Israel no lo ha tenido por casi dos mil años. Aún así Dios debe ser sincero, hagamos lo que hiciésemos. El reino de David debe gobernar la semilla de Jacob, Isaac, y Abraham, como Jeremías lo declara aquí, o Jeremías no es un profeta sino un mentiroso.

  Dejemos a los judíos que concilien e interpreten esto como quieran o puedan. Para nosotros este pasaje no deja dudas; asegura que la casa de David resistirá por siempre, también los levitas, la semilla de Abraham, Isaac, y Jacob en el  hijo de David, en tanto día y noche o como es también expresado, en tanto el sol y la luna perduren. Si esto es verdad, entonces el Mesías debió haber llegado cuando la casa y ley de David dejaron de existir. Así el trono de David asumió un esplendor mayor a través del Mesías, como leemos en Isaías 9:6: “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará: Pele, Joets, El, Gibbor, Abi-gad, Sar shalom. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, para restaurarlo y consolidarlo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.” Volveremos a esto más adelante, pero aquí nos abstendremos de discutir como los obcecados judíos tergiversan estos seis nombres del Mesías. Aceptan este verso y admiten como tienen que admitir que habla del Mesías. Lo citamos porque Jeremías afirma que la casa de David gobernará por siempre: primero a través del cetro hasta el tiempo del Mesías, y luego mucho más gloriosamente a través del Mesías. Por lo tanto tiene que ser cierto que la casa de David no ha cesado hasta este momento y que no cesará hasta la eternidad. Pero como el cetro fue quitado de Judá mil quinientos años atrás, el Mesías debe de haber llegado por esa fecha, o, como lo hemos señalado con anterioridad, 1468 años atrás. Todo esto es convincentemente establecido por Jeremías.

 

Vuelva a ...Biblioteca de Referencias

Visite ... Herencia Cristiana

www.herenciacristiana.com
Ultima Actualizacion Diciembre 27, 2002
por greenman_92553 - Elias Bernard

COPYRIGHT TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

ESTA PAGINA NO PUEDE SER REPRODUCIDA